Sostenidos por el amor de Dios

“Invito a todas las personas a pensar en el amor que compartió Jesús y cómo podemos compartir ese mismo amor en nuestras comunidades”, dice la pastora Yeanny Moestikasari Soeryo, directora de Balai Karya Berkat, un centro de rehabilitación para personas con necesidades especiales en Semarang, Indonesia. Al reflexionar sobre esta pregunta, la visión simple pero convincente de shalom de Lucas 7,22, ha llevado a la pastora Yeanny a una vida de ministerio, tanto dentro como fuera de la iglesia.

Después de casi 30 años como pastora, Yeanny, quien ingresó al ministerio a los 24 años, comenzó a escuchar un llamado de las Escrituras.

Mientras leía acerca de la mesa del banquete en Lucas 7,22, y las instrucciones de caminar como Jesús caminó en 1 Juan 2,6, notó que las personas con necesidades especiales estaban subrepresentadas en su iglesia.

Alrededor del 2012, se presentó a la iglesia de la pastora Yeanny, el sueño de brindar capacitación vocacional de acuerdo con las necesidades específicas de los participantes. Los miembros de la iglesia GKMI Semarang comenzaron a donar, no solo dinero, sino también terrenos.

En 2013, después de trabajar con miembros de la comunidad, la noticia comenzó a difundirse de boca en boca, reuniendo una base de participantes. La pastora Yeanny creó un lugar permanente para talleres de cursos de batik, costura, masajes, reparación de motocicletas, arreglos florales, peluquería, maquillaje, carpintería y negocios en línea para los miembros de Balai Karya Berkat.

Desde su establecimiento, más de 100 personas han sido capacitadas a través de Balai Karya Berkat. Adquieren habilidades profesionales que hacen posible una vida económicamente sostenible.

Mientras visitaba Indonesia en 2017, Liesa Unger, directora de eventos internacionales del CMM, conoció a la pastora Yeanny y las dos comenzaron a desarrollar un producto que Balai Karya Berkat podría crear para los participantes de la Asamblea: bolsos hechos a mano en estilo batik.

En 2019, la pastora Yeanny presentó el primer prototipo. El personal de montaje ordenó 10 000 bolsas. Desde entonces, los participantes han estado trabajando diligentemente para terminar uno de los pedidos más grandes de su historia, habiendo terminado ya más de 7 000 bolsas y con la esperanza de poder terminar la última parte del pedido para cuando comience la Asamblea en julio.

“Cuando Jesús vino al mundo, amaba a todos. Todas las personas fuimos creadas a una imagen, por lo que debemos tratar a las personas como hijos e hijas de Dios”, dice la pastora Yeanny. “Cuando las personas lleven consigo sus bolsas del CMM, podrán recordar quiénes fueron las personas que hicieron las bolsas y que son amadas por Dios”.

Cada participante de la Asamblea presencial recibirá una bolsa, y próximamente se informará sobre cómo pedir una bolsa de recuerdo.  .

 

You may also be interested in:

Adults assist children with colouring project

Learning as a global church

Como iglesia, es importante tener en cuenta que el sentido de pertenencia debe existir para todas las personas, independientemente de las diferencias... Leer más

Following Jesus together across barriers

Las barreras de acceso a Internet y la calidad de las grabaciones de los videos, el cambio de horario, de idioma, de cultura y la enfermedad, se... Leer más

Comentarios