Asamblea pequeña pero llena de alegría

Con su lema nacional de “unidad en la diversidad”, Indonesia probó ser una anfitriona apropiada para la 17ª Asamblea del Congreso Mundial Menonita, reducida por las restricciones del COVID-19 pero llena de alegría, belleza y fraternidad.

En un evento al aire libre en un Instituto Bíblico Menonita (JKI) en la cima de una montaña en la ciudad de Salatiga en la isla de Java, los anabautistas de 44 países se reunieron del 5 al 10 de julio de 2022 para la reunión de la iglesia mundial que se lleva a cabo cada seis o siete años, en este caso, tras aplazarla por la pandemia del coronavirus.

Una celebración cristiana en una nación que es 87 por ciento musulmana; el evento concluyó el domingo por la mañana con un tiempo de adoración en el Holy Stadium, con una capacidad de 12.000 asientos, el cual es hogar de JKU Injil Kerajaan, congregación menonita que es una de las iglesias más grandes de Indonesia, ubicada en las cercanías de Semarang.

Hace mucho tiempo, la pandemia desvaneció las esperanzas de llenar la megaiglesia anabautista. El CMM limitó la asistencia a 1.000 porque “no vimos cómo podíamos seguir todas las reglas del gobierno que estaban asociadas a una asistencia de más de 1000 personas”, dijo Liesa Unger, Directora de Eventos Internacionales del CMM. “Nuestro mayor temor no era el COVID en sí, sino ser clausurada por el gobierno”.

La inscripción para asistir al lugar de la Asamblea fue de 1.144 594 para asistir toda la semana y 550 por el día. Sesenta y cuatro de Estados Unidos y 31 de Canadá. Al menos 789 se inscribieron para ver la trasmisión en vivo de forma individual o en grupos en todo el mundo.

La falta de la multitud habitual del CMM (el promedio de asistencia de 700 personas era aproximadamente el 10 por ciento de una Asamblea típica) no disminuyó la importancia de saborear lo que Dios está haciendo a través de unos 107 000 cristianos anabautistas (de tres sínodos: GKMI, GITJ y JKI) * en una nación dominantemente musulmana y que afirma la diversidad.

Armonía religiosa

GKMI Winong

Didik Hartono, pastor de la congregación GKMI en Winong Village, contó cómo su iglesia y una mezquita vecina viven la visión de la armonía religiosa de Indonesia.

Los lugares de encuentro de las dos fes “parecen ser uno,” afirmó, porque hay un toldo que se extiende a lo largo de la calle conectándolos.

Un video mostraba a miembros de las iglesias y las mezquitas describiendo su amistad y cooperación como un ejemplo de “los ideales de Indonesia”.

“Que todos sigamos construyendo los valores de la hermandad y vivamos en paz con todos y también con los que no son de nuestra misma religión”, expresó Hartono.

En un culto vespertino, los derviches musulmanes sufíes, o semazens, demostraron el ritual espiritual del giro. Con hábitos blancos hasta el suelo, chaquetas blancas de manga larga y sombreros de fieltro negros, cinco hombres de la comunidad islámica sufí de Jepara giraban en círculos, con los brazos en alto, mientras las mujeres de la iglesia cantaban y un grupo musical

tocaba. El sufismo es una forma mística del islam. Girar es una práctica meditativa para acercarse a Dios.

La danza religiosa sufí fue transmitida en vivo desde la congregación Jepara GITJ. Debido al hecho de que la congregación trabaja en estrecha colaboración con la comunidad sufí local, el pastor quería invitar a la congregación de participación sufí; los miembros directivos del CMM estuvieron de acuerdo, comenta Unger.

El hecho de que los danzantes sufíes no estuvieran presentes en Salatiga reflejó el carácter híbrido de la asamblea. Incluso en el sitio de la reunión, los asistentes a la conferencia se convirtieron en observadores de las transmisiones en vivo. Para involucrar a cuatro congregaciones en Java Central que esperaban recibir visitas, el CMM hizo arreglos para que fueran anfitriones de partes de cuatro cultos vespertinos. Proyectados en una pantalla detrás del escenario, los oradores y músicos en los sitios remotos alcanzaron al público local y al público principal de la conferencia.

Decepciones

Algunos asistentes a la conferencia se contagiaron de COVID-19 y tuvieron que perderse parte de la Asamblea. Al llegar todos se hicieron una prueba rápida. Alrededor del 5 por ciento dio positivo, pero nadie se enfermó gravemente, añade Unger. Se pidió a todos que usaran mascarilla en todo momento.

César García, secretario general del CMM, dio positivo y tuvo que hacer cuarentena parte de la semana. Los suplentes leyeron los mensajes de los oradores, Salomé Haldemann de Francia y Willi Hugo Pérez de Guatemala.

Después de más de dos años de incertidumbre y cambios de planes, los organizadores se sintieron aliviados de haber logrado llevar a cabo el evento.

A veces, la propia Asamblea parecía tener dudas, dijo Paulus Widjaja, quien preside el Consejo Asesor Nacional del CMM en Indonesia. Está agradecido de que no se haya cancelado, pero la reducción en la asistencia fue una decepción.

“Estábamos planeando tener unas 10 000 personas,” comenta Widjaja. “Esperábamos que el presidente de Indonesia pudiera venir a la ceremonia de apertura. Creíamos que, si lo invitábamos, vendría. ¡Luego vino el coronavirus y todo – puff!”

Unger señaló: “Estoy contenta de que lo hayamos pospuesto por un año, porque el año pasado fue el peor momento del COVID. India apareció en los medios de comunicación, pero Indonesia estaba sufriendo aún más”.

Estilos de adoración

International Ensemble

En los cuatro días completos de la Asamblea, los asistentes a la conferencia adoraron tanto por la mañana como por la noche, con talleres y excursiones por la tarde. Un grupo internacional dirigió 45 minutos de canto para iniciar el culto de la mañana y media hora para dar apertura a la reunión de la noche.

Cantantes de alrededor del mundo contribuyeron con diversos estilos. En la noche de apertura, el grupo de adoración de Jakarta Praise Community Church, una de varias congregaciones más grandes de JKI de toda Indonesia, con una membresía de 18 000, trajo mucha energía y un volumen de concierto rock.

Los fieles escucharon a dos oradores cada mañana y uno cada noche, además de otras historias y testimonios basados en el tema de la asamblea, “Seguir a Jesús juntos superando las barreras”.

Cada uno de los cuatro días estuvo centrado en un continente diferente, y los oradores abordaron diferentes aspectos de lo que los anabautistas pueden hacer juntos: Europa, aprender; Asia, vivir; América Latina, cuidar; África, celebrar. Durante el culto de apertura.se hizo la presentación de América del Norte.

Examinando la paz

Muchos oradores ofrecieron puntos de vista personales sobre eventos y situaciones en sus países y describieron cómo los anabautistas buscan traer paz y aliviar el sufrimiento.

Jeremiah Choi, un pastor en Hong Kong, contó sobre las manifestaciones y la violencia de los últimos años en respuesta a la represión del gobierno chino contra la libertad de Hong Kong.

Muchas personas se van de Hong Kong hacia el Reino Unido, incluido el 10 por ciento de su congregación, Agape Mennonite Church, “en busca de un lugar de libertad y esperanza”, explicó Choi. Pero él ha prometido quedarse, edificar la iglesia y trabajar por la paz.

“Si te enfrentas a un mañana impredecible”, dijo Choi, “mira a Dios y busca tu llamado”.

Tigist Tesfaye Gelagle, líder de Etiopía, abordó el tema de la celebración preguntando cómo es posible celebrar en medio de los pecados de la guerra, el hambre, el racismo, la opresión de las mujeres y “cuando inmigración de la mayoría de los países me trata como un criminal. Cuando me tratan como terrorista, cuando estoy a merced de mis superiores. ¿Cómo puedo disfrutar y bailar y adorar?”

Es posible celebrar, añade, cuando nos tratamos unos a otros con importancia.

“A menos que seamos importantes el uno para el otro, no hay celebración de unión”, asegura ella. “Ver significado en otros cruza barreras. Si soy importante para ti, puedo olvidar mi dolor”.

Salomé Haldemann de Francia sugirió que los europeos deberían ser capacitados en la construcción de la paz por personas de la iglesia mundial con experiencia en resistir la guerra. “De repente, nuestra teología y creencias se sienten obsoletas. Una tormenta se apoderó de Europa y nuestras convicciones colapsaron”.

“Afirmamos la no violencia cuando nuestro contexto era pacífico, pero frente a la guerra vemos la resistencia no violenta como ingenua y poco realista”, explica Salomé Haldemann, graduada de Anabaptist Mennonite Biblical Seminary. Anne Hansen de Alemania leyó su discurso.

Citando la tradición de los llamados a la acción en las Asambleas del CMM, señaló que, en 1967, en Ámsterdam, el líder de los derechos civiles de EE.UU., Vincent Harding, llamó a los menonitas a “estar al lado de los hermanos y hermanas de color en la lucha por la libertad”.

En 1984, en Estrasburgo, el escritor y profesor estadounidense Ron Sider alentó a iniciar una fuerza de paz no violenta, lo que provocó la creación de Equipos comunitarios para la consolidación de la paz.

“¿Cómo es practicar el amor al enemigo a nivel colectivo en nuestro tiempo y lugar?” dice Salomé Haldemann.

“Tal vez los menonitas podrían prepararse para la resistencia a la guerra con un servicio antimilitar, como un campo de entrenamiento de resistencia no violenta. Podría ser hora de que

creemos una capacitación generalizada para que la gente de la iglesia aprenda y practique los conceptos básicos de la resistencia civil”.

Gamelan

El miembro del Comité de YABs (Jóvenes Anabautistas) Ebenezer Mondez de las Filipinas, citó la persecución en la India y la violencia política en Myanmar como lugares donde los cristianos están sufriendo, pero recibiendo menos atención que Ucrania.

Después de elogiar a los menonitas en Ucrania que están ayudando a sus vecinos a superar las dificultades causadas por la invasión de Rusia, y felicitar a aquellos que han enviado ayuda a Ucrania, mencionó: “Nos desafío a hacer lo mismo por nuestros hermanos y hermanas en India y Myanmar. Aprendamos más sobre su situación y cómo podemos ser las manos y los pies de Cristo en tiempos de necesidad”.

“En tiempos de angustia, somos la extensión de la mano de Dios”, afirmó Ebenezer Mondez. “Los milagros de Dios vienen a través nuestro. Así es la convivencia en tiempos de crisis. Nos olvidamos de nuestras diferencias y desacuerdos, y encontramos nuestro objetivo común por la paz. Verdaderamente, las crisis y las dificultades sacan lo mejor de nosotros”.

Desalegn Abebe, presidente de Meserete Kristos Church en Etiopía, cuyos 370 000 miembros la convierten en la denominación anabautista más grande del mundo, invitó a todos a la próxima asamblea, en Etiopía, en el 2028.

En el culto de adoración de clausura del domingo por la mañana en el Holy Stadium, hubo una asistencia de más de 1 000, sentados asiento por medio debido al distanciamiento social. H. Ganjar Pranowo, gobernador de Java Central, una región de 36 millones de habitantes, saludó a la multitud haciendo referencias a la pacificación y la historia anabautista.

Dijo que el presidente de Indonesia, Joko Widodo, buscaba mediar entre Rusia y Ucrania para detener la guerra.

“Cuando hay derramamiento de sangre entre países, es nuestro deber buscar la paz entre ellos”, afirmó. “Cualquiera sea la razón de la guerra, nunca se puede justificar”.

H. Ganjar Pranowo citó una historia que muchos anabautistas reconocerían como el relato en el Espejo de los mártires del siglo XVI del mártir Dirk Willems. Habló en indonesio, con la traducción al inglés proyectada en una pantalla.

Dijo que no necesitaría decirles a otros que “imiten a los menonitas en la práctica y difusión de la paz”, como lo hizo Willems, porque los principios de la paz y la verdad están “incrustados en cada alma humana”.

En el mensaje final de la semana, Nindyo Sasongko, un pastor indonesio de GKMI que enseña en la Universidad de Fordham y vive en la ciudad de Nueva York, EE. UU., concluyó el tema de superar las barreras vinculándolo con la historia de Rut, una mujer moabita que prometió seguir a su suegra israelita dondequiera que ella fuera.

Henk Stenvers and H. Ganjar Pranowo

Una comunión aún más fuerte

En su lealtad a Noemí, Rut mostró un valor profundo, rompiendo las barreras de la nacionalidad y la religión, dijo Sasongko. Cuando seguimos a Jesús superando las barreras, también seguimos el ejemplo de Rut.

“La reconciliación no puede lograrse cuando no existe un compromiso de cruzar las barreras”, afirmó.

La presidencia del CMM pasó de J. Nelson Kraybill de los Estados Unidos a Henk Stenvers de los Países Bajos. Como médico, Stenvers ha colaborado durante 10 años en la Comisión de Diáconos del CMM.

En la ceremonia de clausura, Henk Stenvers, el nuevo presidente del CMM, miró hacia el futuro.

“Ahora, al final de este gran encuentro, miramos hacia adelante con energía y esperanza”, señaló él. “En el 2025, esperamos conmemorar el nacimiento del anabautismo en Zúrich y, si Dios quiere, en seis años otra asamblea en Etiopía. Todos trabajaremos arduamente para hacer del Congreso Mundial Menonita una comunión aún más fuerte de fieles seguidores de Cristo”.

—redactado por Paul Schrag, editor de Anabaptist World, una revista con sede en EE.UU.. Reproducido con permiso.

World assembly small but full of joy


*Hoy en día, existen tres grupos anabautista-menonitas en Indonesia:

  • Gereja Injili di Tanah Jawa (GITJ, Iglesia Evangélica en la Tierra de Java)
  • Gereja Kristen Muria Indonesia (GKMI, Iglesia Cristiana de Muria de Indonesia)
  • Jemaat Kristen Indonesia (JKI, Congregación Cristiana de Indonesia)

You may also be interested in:

Superar las barreras requiere aprendizaje permanente

Al seguir a Jesús, el cruzar barreras es inevitable. Todos preferimos la seguridad del espacio en el que normalmente vivimos. La vida cotidiana tiene... Leer más

Adults assist children with colouring project

Learning as a global church

Como iglesia, es importante tener en cuenta que el sentido de pertenencia debe existir para todas las personas, independientemente de las diferencias... Leer más

Comentarios