Actualización de la colaboración en el ministerio: ICOMB – Abril 2022

Transformados por el Espíritu

La llenura del Espíritu de Dios en nuestras vidas se refleja tanto en el proceso continuo de maduración por el Espíritu para reflejar el carácter de Dios como en la llenura del Espíritu que da como resultado la audacia para proclamar a Cristo y el poder para actuar. Jesús vivió su vida llena del Espíritu (Lucas 4:1) y a todos los creyentes se les ordena estar llenos del Espíritu (Efesios 5:18).  

El Nuevo Testamento presenta un cuadro de personas sin Dios, que están motivadas por sus propios deseos y pasiones, experimentan las consecuencias del pecado, son incapaces de percibir a Dios y no pueden entender los caminos de Dios. Los que han puesto su fe en Cristo siguen enfrentándose a la tensión de vivir según la carne o vivir según el Espíritu (Romanos 7,14-20). Todos necesitamos ser transformados por el Espíritu de Dios. La transformación es un proceso continuo en el que estamos llamados a presentarnos a Dios como aquellos que han sido llevados de la muerte a la vida (Romanos 6:11-14; 12:1-2). El Espíritu transforma a los creyentes en la semejanza de su Creador, reflejada en la imagen de Cristo (2 Corintios 3:17-18; Colosenses 3:9-11). 

Nuestra respuesta es caminar con el Espíritu, lo que es paralelo a la invitación de Jesús a sus discípulos a permanecer en él y seguirlo. Caminar con el Espíritu requiere ser conscientes de su presencia en nuestras vidas y centrar nuestra mente o atención en él (Romanos 8,5-9). Cuando caminamos con el Espíritu, debemos estar dispuestos a someternos a su dirección y guía en nuestras vidas (Gálatas 5:16-18). 

El fruto del Espíritu es el resultado de vivir por el Espíritu (Gálatas 5:22-25). Estos “frutos” se expresan principalmente a través de nuestras relaciones, en las que velamos por los intereses de los demás (Filipenses 2:1-5), nos revestimos del carácter de Cristo (Colosenses 3:12-17) y procuramos mantener la unidad del Espíritu (Efesios 4:1-3). Cuando pensamos en “dar fruto”, lo que nos viene a la mente puede ser lo que hacemos por Dios. Sin embargo, el fruto del Espíritu se refiere principalmente a lo que somos como hijos de Dios. 

Las Escrituras nos advierten que no debemos contristar al Espíritu de Dios rechazando su obra en nuestras vidas (Efesios 4:26-31). El Espíritu de Dios es el “poder divino” que nos ha dado, que nos proporciona todo lo que necesitamos para la vida y la piedad (2 Pedro 1:3-8). 

¿Cómo puedes “poner tu mente” en las cosas del Espíritu hoy? 

—Doug Heidebrecht


ICOMB
La Comunidad Internacional de Hermanos Menonitas (ICOMB) está compuesta por 22 iglesias nacionales en 19 países. ICOMB también tiene miembros asociados en más de 20 países, y todos se encuentran en diferentes puntos del camino hacia la afiliación plena. ICOMB existe para facilitar relaciones y ministerios para mejorar el testimonio y el discipulado de sus iglesias nacionales miembro - conectando, fortaleciendo y expandiendo.

You may also be interested in:

Ministry partner update: ICOMB – January 2022

Presentando a la familia global:  Maschayaktyn Jamatty (Discípulos de Cristo) - Kyrgyzstan Conferencia emergente (ICOMB) Nuestra historia menonita en... Leer más

Ministry partner update: ICOMB – December 2021

Presentando a la familia global: Arbeitsgemeinschaft der Mennonitischen Brüdergemeinden Deutschland (AMBD) – Alemania Conferencia Miembro La AMBD es... Leer más

mission planning team heme aqui

Ministry partner update: ICOMB – November 2020

La Comunidad Internacional de los Hermanos Menonitas (ICOMB, por su sigla en inglés) está compuesta por 21 iglesias nacionales en 19 países con... Leer más

Comentarios