Espagueti y palillos chinos: transformación mutual en YAMEN!

Esta historia fue escrita en febrero de 2020, antes de que la pandemia del COVID-19 se volviera una amenaza mundial. Como hasta el mes de abril de 2020, Minear Mak todavía está sirviendo en su trabajo de YAMEN!, manteniéndose en contacto constante con los administradores del CCM y el CMM en tanto  que las directrices sanitarias y gubernamentales continúan cambiando. Algunos participantes de YAMEN! han regresado a casa de manera anticipada desde sus lugares de trabajo, pero muchos permanecen en servicio. A medida que se planifican los tiempos de servicio para el próximo año, el CCM y el CMM aplicarán las pautas gubernamentales y de salud según cada caso.


Una noche, unos meses después de estar viviendo en la ciudad de Cali, Colombia, la familia anfitriona de Minear Mak preparó espagueti para la cena. Y con total incredulidad observó que se lo iban a comer con un tenedor.

Minear Mak, nacida y criada en Camboya, no podía imaginar usar otra cosa que no fueran palillos chinos para comer una comida compuesta principalmente de fideos. Ella decidió que era esencial tener una lección sobre el uso de los palillos chinos. Lo que siguió, fue una tarde llena de risas nerviosas, de fideos caídos y, en algún punto, dominio de los palillos mientras Minear Mak compartía sobre su cultura y  su vida con su familia colombiana.

Este es precisamente el tipo de experiencia intercultural que Minear Mak tenía en mente cuando una de sus amigas que asiste a la Iglesia Menonita de Phnom Penh le sugirió que considerara inscribirse en un programa de un año llamado Red de Intercambio de Jóvenes Anabautistas Menonitas (YAMEN!).

YAMEN! ofrece a los jóvenes adultos de todo el mundo la oportunidad de dejar lo que les es familiar durante un año para servir, crecer y aprender en un trabajo de servicio internacional. YAMEN! es un programa conjunto entre el Comité Central Menonita (CCM) y el Congreso Mundial Menonita (CMM).

Minear Mak sirve en el Colegio Américas Unidas en Cali, una escuela fundada por misioneros de los Hermanos Menonitas en 1966. Ella expresa que trabajar como asistente, ayudando a preparar las lecciones y trabajando con los estudiantes, ha sido una experiencia satisfactoria y gratificante.

“Me encanta dar de mi tiempo a un estudiante que no está motivado para aprender y tenderle la mano a los niños que por lo general son silenciosos y demorados para completar sus ejercicios”, afirma ella. “Me encanta chocar las manos con los niños y verlos sentirse realizados”.

“También he dirigido juegos y actividades para que los niños mayores mejoren su expresión oral y su comprensión. Es divertido para mí y también valioso, dado que todavía soy principiante en español y eso nos ayuda a construir relaciones”.

Palillos versus Tenedores es apenas una de las diferencias culturales entre Camboya y Colombia. Estar aquí con su familia anfitriona y asistir a una iglesia de los Hermanos Menonitas, la Iglesia Filadelfia, señala Minear Mak, le ha ayudado a aprender más sobre en qué quiere que su identidad este basada: es decir, en su fe.

“No se trata de ser asiática o latina, sino de ser una mujer que adorna la belleza de Cristo, que no va a cumplir con el mundo sino a ser sal y luz. Esto generará una transformación mutua: cambios en mí y cambios en aquellos con quienes me encuentro”, explica.

Y dicha transformación ya ha comenzado, afirma Minear Mak.

“Es un privilegio entender el llamado de Dios para mí a través de las personas con las que estoy trabajando, viviendo y pasando el tiempo. No importa si son estudiantes de secundaria, una mujer soltera, una madre trabajadora, un misionero, una maestra, un ama de casa, un peatón o un pasajero en un autobús. He aprendido mucho a ser más paciente y a regocijarme en el día que hizo el Señor. Me estoy transformando en la mujer que Dios me ha llamado a ser”.

—Un comunicado conjunto del Congreso Mundial Menonita y del Comité Central Menonita. Escrito por Jason Dueck, un escritor del Comité Central Menonita que vive en Winnipeg.

You may also be interested in:

A transformative year: YAMEN participants meet God and people

Bogotá, Colombia – “The gospel connects us all no matter where we are,” says Laurey Segura. She lived out this realization as a teacher and youth... Read More

Healing wounds through art: A YAMEN experience

Bogotá, Colombia – Para Keila Viana, observar cómo el arte puede sanar heridas le dió un entendimiento más profundo de Dios y su amor durante su... Read More

YAMEN! experience feeds passion for helping children

Comunicado conjunto del Congreso Mundial Menonita y el Comité Central Menonita. Bogotá, Colombia – A los pocos días de haber llegado a Bogotá el 21... Read More

Comments: