Los menonitas de Myanmar se enfrentan a una situación desoladora

Estamos en medio de protestas masivas, una respuesta militar letal y advertencias de la ONU de que Myanmar se convertirá en una “nueva Siria”, relata una fuente menonita en el país. “Estamos en la oscuridad, llenos de miedo y sin esperanza para el futuro”.

Este artículo no menciona el nombre de la fuente debido a la amenaza a quienes hablan críticamente con respecto al ejército.

Un golpe de estado militar el primero de febrero del 2021 provocó protestas y huelgas generales en gran medida pacíficas. Según nuestra fuente y los informes de noticias, los militares mostraron moderación al principio, pero luego comenzaron a usar municiones de guerra contra los manifestantes pacíficos.

Los militares han matado a más de 800 manifestantes, incluyendo decenas de niños.

Más de 5.800 personas más han sido detenidas, y se han recibido informes que algunas han sido torturadas.

La violencia y el miedo se suman a la pandemia, que ya ha tenido efectos económicos devastadores en los medios de vida de muchas personas, con cierres en muchos lugares de trabajo.

“Estamos luchando por nuestro alimento diario para sobrevivir”, escribió nuestra fuente, refiriéndose a la crisis alimentaria entre cientos de familias de la iglesia. “Nuestro ingreso económico es nulo debido al impacto de la pandemia y la crisis política”.

Existen alrededor de 2.000 menonitas repartidos en 50 congregaciones en el país mayoritariamente budista, antes conocido como Birmania.

El 15 de abril del 2021, el CMM envió una carta pastoral a la iglesia en Myanmar, reconociendo el sufrimiento y suplicando a Dios misericordia.

Meses después, los militares continúan hostigando a civiles, lo que resulta en desplazamiento y sufrimiento.

“La situación en nuestro país está empeorando”, afirma nuestra fuente, quien informa que muchos miembros de la iglesia han sido desplazados. “La junta está armada y mata todos los días”.

“Por otra parte, el COVID-19 se está esparciendo por el país por tercera vez... [Esto] es muy preocupante ya que no hay atención”.

“La gente ha abandonado sus aldeas. Viven en la selva sin comida y bajo la lluvia. Oremos especialmente por la gente de nuestra iglesia, que esta luchando para llegar a fin de mes y huyendo de la guerra”.

Un artículo del CMM adaptado de Will Braun. Su artículo original apareció en la edición impresa del 10 de mayo de 2021 de Canadian Mennonite.

You may also be interested in:

water fountain

A pastoral letter to the church in Myanmar

Hermanas y hermanos de la iglesia cristiana en Myanmar: la iglesia anabautista-menonita a nivel mundial está orando por ustedes. Escuchamos sus... Read More

Comments: