Una mujer junto a los desplazados de la región Kasai

Desde mediados del 2016 a mediados del 2017, la región Kasai fue devastada por un conflicto armado. Milicias rebeldes se reunieron alrededor de un jefe tradicional, Kamuina Nsapu, para luchar contra el gobierno central. Atacaron puntos de las fuerzas de seguridad, y en ocasiones también escuelas, iglesias y hospitales.

Se estima que alrededor de 5000 personas fueron asesinadas y que un millón y medio fueron desplazadas por las violencias.

En este contexto, la iglesia en general, y las comunidades Menonitas en particular, tienen mucha demanda y a la vez están presentes. La iglesia desempeña un papel esencial en la supervivencia de la población, especialmente con el apoyo del CCM.

A continuación les presentamos el retrato de una hermana en Cristo que está fuertemente involucrada en ayudar a sus compatriotas.

Una mujer fuerte

Adolphine Tshiama es una mujer fuerte. Tiene una fuerza que brota desde su interior.

A primera vista, es amigable, sin prisas y siempre se toma el tiempo para saludar a la gente. Rápidamente descubrirás que sus ojos brillan como diamantes y percibirás el nivel de perseverancia y determinación que posee.

En la actualidad es directora de una escuela primaria de 1400 estudiantes y supervisa a los 22 miembros del personal.

Entre el 2004 y el 2007, su iglesia experimentó un conflicto intenso y Adolphine se convirtió en lideresa. Ella organizaba con regularidad reuniones de oración informales con mujeres de la iglesia para orar por el fin del conflicto.

Ella es una mujer con una fe profunda, no duda ni un momento para nombrar a la oración como la actividad más importante para un creyente.

Adolphine también ha sido marcada por el dolor. Perdió a su esposo en el 2011 después de 33 años de matrimonio. En mayo de 2017, en este contexto de violencia, se enteró que su hermano y su esposa, el hijo de su hermano, su esposa y sus dos hijos, habían sido masacrados por un grupo étnico rival. Completamente devastada, envió mensajes a sus amigos suplicando por sus oraciones.

Recibiendo a las personas desplazadas

Al mes siguiente, el CCM le pidió a su iglesia en Tshikapa que ayudara a evaluar las necesidades de la gran cantidad de personas desplazadas que habían inundado la ciudad escapando de la violencia. Adolphine, que estaba sufriendo profundamente por sus propias pérdidas, fue llamada a servir a los demás.

Ella encontró la fuerza para hacer lo imposible. Se sentó y lloró junto a muchas personas desplazadas, escuchando historia tras historia de horror y de sufrimientos inimaginables. Ella

pudo decirles: “Si, yo lo sé, les creo, yo comprendo su dolor… yo también estoy sufriendo, eso también me ocurrió”.

Estas evaluaciones permitieron iniciar el proyecto de recuperación de Kasai en el que participó el Fondo para Emergencias. Los fondos contribuidos se utilizaron para proporcionar alimentos, materiales escolares y para comenzar proyectos de generación de ingresos para muchas familias desplazadas.

Un día, Adolphine recibió una conmovedora llamada telefónica. La esposa de su hermano, la esposa del sobrino y sus dos hijos fueron descubiertos milagrosamente vivos, en una ciudad a cientos de kilómetros al oriente de donde fueron asesinados su hermano y su sobrino. Esto para Adolphine fue casi como una resurrección. Ella se llenó de gozo.

Hacer que brille el amor de dios

De algún modo, los ojos de Adolphine se fijaron en un niño que estaba entre 5.000 personas. Kanku Ngalamulume vio a sus padres y hermanos ser decapitados por rebeldes, luego huyó a Tshikapa siguiendo a otros grupos de gente. Fue alojado temporalmente con una familia, pero seguía perdiendo peso.

Entonces Adolphine ofreció: “Lo llevaré a casa”. En la actualidad, Kanku va a la escuela, come lo suficiente y sonríe porque el Señor le ha dado una nueva madre, una nueva familia.

Adolphine está al servicio de su iglesia enfrentando a la profunda oscuridad del mal y cuidando a las víctimas de tal oscuridad. El amor de Dios brilla a través de ella porque comparte la esperanza con las personas vulnerables y desesperadas.

—Comunicado de prensa del Congreso Mundial Menonita escrito por Rod Hollinger Janzen, coordinador ejecutivo de la Misión Intermenonita de África (AIMM).

Este artículo está publicado en el marco de la red Menonita Francófona (RMF) y también aparece en Le Lien (Quebec) y en el sitio web del Congreso Mundial Menonita (www.mwc-cmm.org). Coordinación de la publicación de artículos: Jean-Paul Pelsy.

Haga clic aquí para leer más: Testimonios para Renovación 2027

Liens sur cette page:

Liens sur cette page:

Liens sur cette page:

Liens sur cette page:

Liens sur cette page:

Comments: