Artículos de fondo

La preservación de la creación: un mandato bíblico

La esencia del evangelio es la reconciliación, Jesús reconciliando consigo al mundo, y ello incluía la creación, afirma Jardely Martinez Franco, de Colombia. Como la luna y las rocas rojas de su fotografía, “el evangelio está siempre presente...en contraposición a la creación, entre el cielo y la Tierra”. Foto: Jardely Martinez Franco
fecha de publicación: 
Viernes, 20 Abril 2018

En este comienzo del tercer milenio, la humanidad enfrenta serios problemas ecológicos que amenazan la vida humana y la de toda la creación. Las consecuencias del calentamiento global son perceptibles en todos los países del mundo: contaminación del aire y del agua, fuertes inundaciones y calor extremo, etc.

En África, principalmente en los países al sur del Sahara, las personas están expuestas a múltiples enfermedades debido al  deterioro creciente de la creación y de las condiciones de vida. Las otras criaturas, como los peces, los animales (tanto domésticos como salvajes), las aves, los árboles y los ríos, no se salvan. Son víctimas de la avaricia y la locura humanas. Pero, de la misma manera que el Señor nos guarda, nosotros debemos guardar la creación de Dios, cuidando de la tierra y sus habitantes. Esta es la voluntad del Creador.

  1. La Biblia y la preservación de la creación

La Biblia no guarda silencio respecto a la responsabilidad del ser humano por la creación.  Nos brinda valiosas enseñanzas sobre este tema, a tal punto que muchos han llegado a considerar la Palabra de Dios como una especie de texto de ecología, un manual que ayuda a los cristianos a vivir correctamente en la tierra, un libro que nos dice, “cómo vivir en la tierra para no quedar desorientados al llegar al cielo” (Dewitt).

  1. Fundamento del Antiguo Testamento

El Antiguo Testamento contiene muchos pasajes bíblicos que nos instruyen sobre nuestra responsabilidad por la creación. Sin embargo, el pasaje más elocuente es el de Génesis 2.15, “Dios el Señor tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara”. Este versículo establece el fundamento bíblico para la protección de la creación. Enfatiza el mandato cultural de la misión de Dios confiada a los humanos en el jardín del Edén. Este doble mandato misionero consiste en cultivar y cuidar.

Cultivar (àvàd)

La mano del Creador creó las maravillas que aparecen en las imágenes que Esther Martens registró en las proximidades de su casa en Saskatchewan. Aunque cerró la iglesia menonita más cercana, ella sigue en contacto con la familia anabautista mundial. Foto: Esther Martens

Etimológicamente, esta palabra se origina de la raíz àvàd que significa cultivar, servir, trabajar. En todo el Antiguo Testamento àvàd solo tiene estos dos significados, que vienen a ser lo mismo: honrar y glorificar a Dios.

En el primer caso, se trata de rendir culto a Dios, de realizar ciertos servicios en la adoración. El segundo se refiere al trabajo manual del ser humano para suplir sus propias necesidades, o las de su amo en el caso de los esclavos. También es un servicio prestado a los reyes (Ex 20.9, 30.16; Lv 25.39; Dt 28.23; Sal 128.2, 24.1–2; Hch 20.35; 1 Co 16.58; 2 Ts 3.8–9,11).

En esta perspectiva, el ser humano no fue creado para no hacer nada. El trabajo es una necesidad de su naturaleza, que solo puede desarrollarse mediante la actividad. El trabajo es lo que desarrolla la inteligencia, todas las fuerzas de la energía y la voluntad, así como las del cuerpo (Rochedieu). El ser humano ha sido llamado primero a trabajar, ya que es la condición sine qua non de todo desarrollo. El ser humano continúa la obra de Dios a través del trabajo, porque Dios quiere que sea próspero. El apóstol Pablo incluso dice, “si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma” (2 Ts 3.10).

Debe enfatizarse que, al principio, el trabajo manual no es una maldición ni una consecuencia del pecado. Es una institución divina. El trabajo proviene de Dios porque él mismo trabajó y aún trabaja.

El término àvàd, entendido como un servicio a rendir, también se refiere a la adoración que el ser humano debe rendirle a Dios. Pero el verdadero culto consiste en servir a los demás para su bien (Is 58.6–7; Stg 1.27); cultivar significa obedecer la voluntad y las órdenes de Dios. Rochedieu considera a este respecto, “que existe en este caso una estrecha analogía entre cultivar, culto y cultura. El buen uso de la misión lleva necesariamente al servicio que se rinde a Dios para su gloria y honor, y para el bienestar y la integridad de todas las criaturas; le pide a Dios su pan mientras se pone a trabajar para obtenerlo”.

Jepara, en Indonesia, es conocido como un pueblo de talladores. Yanto Bengadi produce muchos tallados para decoraciones del hogar, principlamente con temas florales. “Estoy convencido de que debemos cuidar y preservar la creación de Dios por el bien de nuestra generación”, señala el miembro de la Iglesia Menonita GITJ Sukodono. Foto: Yanto Bengadi.

Cuidar (shamar)

Este verbo significa cuidar, vigilar, velar por, proteger, preservar, guardar, conservar la memoria, observar, notar, sostener. Este verbo se usa 126 veces en el Pentateuco, 128 veces en los Profetas y 165 veces en el resto de las Escrituras. En el pasaje de Génesis 2.15, shamar tiene el sentido de vigilar, preservar, cuidar.

Desde esta óptica, la tarea del ser humano consiste en proteger el jardín de las aspiraciones de dominio de un “enemigo” de una naturaleza totalmente diferente, que pronto aparecerá. Esta tarea de Adán, que se refiere solo al jardín, deja entrever la tarea de la humanidad con respecto a la tierra.

La palabra cuidar (shamar) se refiere tanto a los pastores que vigilan el rebaño (1 S 17.20) como al agricultor que cuida el huerto, como en Génesis 1.28 y 2.15; “se responsabiliza a la humanidad ” (Roop).

“La misión encomendada por Dios no se cumple mediante la explotación y destrucción de la flora y la fauna”, escribió Jochem Douma, profesor de Ética. Por el contrario, los seres humanos no solo se ocupan de las ‘cosas’ que pueden manipular y deformar según les parezca para enriquecerse, sino que han recibido la administración de una función determinada por Dios. Por consiguiente, deben comportarse con las demás criaturas teniendo en cuenta las características que Dios ha otorgado a cada una”.

Como administrador de grandes bienes, el ser humano no debe pretender ser el “dueño”. El mundo es una creación de Dios, y no de los humanos. Ellos son apenas administradores de una creación que sigue siendo propiedad de Dios. Debe ser administrada según las normas de la justicia divina y no según aquellas que el ser humano forja en sus deseos de poder.

Hoy en día, la creación sufre una degradación a gran escala que no debe dejar indiferentes a quienes se llaman discípulos de Jesucristo, porque de ello depende la supervivencia de la humanidad, tanto de hoy día como de las generaciones futuras.

  1. Fundamento del Nuevo TestamentoCuatro pinturas de acrílico representan el mar de Frisia al norte de los Países Bajos, una de las últimas regiones limpias y vacías del país sobrepoblado, dice AnnaMarjan Bosma, miembro de Doopsgezind Gemeente Leeuwarden (congregación menonita de Leewarden, Países Bajos). “Está cerca de mi casa y es un bello lugar para orar. Siento que aquí Dios está muy cerca de nosotros.” Fotos: AnnaMarjan Bosma.

Varios pasajes del Nuevo Testamento hablan de la dimensión cósmica del Evangelio. No obstante, analizaremos el texto de las epístolas de Pablo a los Colosenses (1.15–23) y a los Romanos (8.18–22). Colosenses 1.15–23 afirma claramente que en Cristo subsiste todo (panta en griego), porque “todo fue creado por medio de él y para él”. Describe el vínculo que existe entre el Cristo de la creación y el Cristo de la cruz. Él es aquel en quien todas las cosas se reconcilian y reencuentran la armonía. Pablo declara audazmente que los beneficiarios de esta nueva armonía no son solo los seres humanos, sino todas las cosas. Es un derecho adquirido en el presente y el futuro.

En Romanos 8:18–22, Pablo escribe que toda la creación sufre (los seres humanos y las demás criaturas), y está esperando el día de la redención de los hijos de Dios. Este sufrimiento proviene de la rebelión del ser humano contra la ley de Dios. Porque Dios creó un jardín exuberante, productivo y libre de malezas, un lugar lleno de salud y vida, pero el pecado trajo enfermedad, muerte, espinas y cardos. El ser humano debe trabajar duro para ganarse el pan porque la tierra productora de alimentos ha sido maldecida. En el espacio de dos siglos (desde el comienzo de la era industrial), la especie humana ha hecho tambalear los cimientos de la vida.

Debemos dirigir amor al mundo entero. Sobre todo, debemos compartir a Jesús con cada niño, convencidos de que pueden producir grandes cambios en el mundo, aunque sólo estemos de paso. Bryan Díaz, de la Iglesia Cruising for Jesus, de Cali, Colombia. Foto: Bryan Diaz, Iglesia Cruising for Jesus, Cali, Colombia.

La creación sufre y suspira dolores del parto debido a la actividad humana: la destrucción de los espacios naturales y la urbanización, la extinción de especies, el deterioro de los suelos, la transformación de los recursos naturales, los residuos y productos peligrosos, la contaminación a gran escala, la alteración del equilibrio planetario, la degradación humana y cultural, el calentamiento global, las condiciones insalubres en las grandes urbes de los países en vías de desarrollo, etc. Estos son los graves males que sufre la creación.

El mandato que Dios le dio al ser humano es cultivar y cuidar el jardín. Pero en realidad los humanos solo cultivan y explotan la tierra sin preocuparse por la segunda parte del mandato cultural de cuidar el don de Dios, sabiendo que el verdadero dueño del cosmos es Dios mismo, que creó todas las cosas para su gloria. Y si él nos ha dado los beneficios de la creación para que la disfrutemos de manera responsable, debemos tener cuidado de no socavar su fertilidad.

Por otro lado, si actuamos de acuerdo con la enseñanza bíblica sobre este tema, viviremos felices y ofreceremos a las generaciones venideras un futuro radiante.

  1. Los beneficios de seguir las enseñanzas de la Biblia sobre preservar la creación

La enseñanza bíblica sobre la protección de la creación tiene varias ventajas. Nos permite:

  • Desterrar la ignorancia sobre nuestra responsabilidad de proteger la creación. Cuanto más estemos informados sobre la degradación y la destrucción infligidas a la tierra de nuestro Señor, más nos vemos obligados a rever nuestra responsabilidad como gestores y administradores de nuestro planeta y de sus habitantes. Entendemos que Dios es el creador de todo el universo (Gn 1.1), el cual le rinde elocuente testimonio (Sal 19). Toda la creación le pertenece a Dios (Dt 10.14; Sal 24.1; 1 Cor 10.26) que la ama y se preocupa por ella, proveyendo alimento y agua para todas las criaturas (Sal 104; Hch 14.17), como también proveyó a Jesucristo   (Jn 3.16). Se nos asegura que el Señor nos bendice y nos guarda (Sal 104; Nm 6.24–26).
  • Debemos darnos a nosotros mismos y al suelo un descanso sabático, es decir, tiempo para la recuperación y para disfrutar de los frutos de la creación de Dios (Ex 20.23; Lv 25.26). Así como Dios provee para las necesidades de sus criaturas, nosotros también debemos permitirles que sean fructíferos y que se multipliquen (Gn 1.22, 28.17, 9.1–7), y no añadir “casa a casa” (Is 5.8).
  • Participar en los esfuerzos de unos y otros para detener la rápida degradación de la creación que amenaza al mundo. Las consecuencias de esta degradación son dramáticas para la especie humana así como para las otras especies.
  • Desde la perspectiva del desarrollo sostenible, trabajar para nuestro desarrollo, sin comprometer el de las generaciones futuras.

La Iglesia Menonita Fuente de Vida, de Jacó, Costa Rica, ofrece talleres gratuitos donde niños y adultos hacen artesanías con materiales reciclados. “Por medio de estos talleres, procuramos concientizar sobre el cuidado del medio ambiente como parte de nuestra mayordomía”, comenta pastor Sandra Campos. Fotos: Sandra Campos.

  1. Los costos de preservar la creación

A escala global, los gobiernos mundiales están divididos en cuestiones relacionadas con la protección del medio ambiente. Los países capitalistas y los países más industrializados del mundo son los que más contaminan. No hablan el mismo idioma sobre el tema del calentamiento global, que es una amenaza real para el futuro del mundo. El año pasado (2017), Estados Unidos, uno de los países más industrializados de la tierra, se retiró de los acuerdos de París sobre el calentamiento global.

Los Estados más industrializados deben dejar de lado su ego y modificar su cosmovisión si esperan cambiar la faz del mundo. Es a este precio que se pueden movilizar los medios financieros para detener la degradación de la creación, cuyas consecuencias son globales.

Cada Estado debe ser consciente de los serios problemas ecológicos que amenazan la existencia de la creación.

En la República Democrática del Congo (RDC), la situación ecológica es dramática. De hecho, desde el genocidio de Ruanda en 1994, el este del país ha acogido a miles de refugiados armados que han devastado la fauna y la flora locales. Las guerras sucesivas en el país han contribuido a la degradación del medio ambiente. Los parques nacionales de Virunga y Garamba se han convertido en guaridas de grupos armados locales y extranjeros que siguen matando los gorilas de montaña, okapis, hipopótamos, etc.

En ciudades como Kinsasa, la situación ambiental es alarmante: antiguamente llamada Kin la belle [“Kin la bella”], sus propios ciudadanos la denominan como Kin la poubelle [“Kin la basurrero”] (Nzuzi). La insalubridad reina en todas partes. Botellas de plástico son arrojadas en canales, arroyos y ríos. La erosión ya ha arrasado algunas partes de los barrios de la ciudad.

Esta insalubridad es la causante de enfermedades mortales como el tifus, la malaria, el cólera, etc. En el momento de redactar este informe, una epidemia de cólera afecta actualmente una de las zonas más desfavorecidas y pobladas de Kinsasa: el barrio de Camp- Luka.

Frente a esta situación, el Estado congoleño en general y el gobierno provincial de Kinsasa en particular, son impotentes. Según el gobernador de la ciudad, el gobierno provincial no cuenta con los medios financieros y materiales para garantizar el saneamiento diario de la ciudad. Los esfuerzos del gobierno y de las personas de buena voluntad son apenas una gota en el océano.

La protección de la creación exige tanto medios financieros considerables como un cambio de mentalidad en la población.Cerca de Wamba, al este de Kinsasa, República Democrática del Congo, una granja sirve para recaudar fondos para un nuevo edificio de la Iglesia de los Hermanos Menonitas en la aldea. Allí, tres cultivos –maíz, mandioca y maní– crecen simultáneamente en el mismo campo, pero se cosechan en diferentes épocas. Las mujeres de la Iglesia de los Hermanos Menonitas de Kinsasa, pasan períodos de dos semanas trabajando en la granja y fraternizando con creyentes de la aldea. Foto: J. Nelson Kraybill.

  1. La contribución de las iglesias menonitas a la protección de la creación en la República Democrática del Congo

La degradación de la creación en la República Democrática del Congo está estrechamente relacionada con las culturas y las necesidades alimenticias y económicas de las poblaciones de cada provincia. Por ejemplo, en las regiones de Kasai y el suroeste de Kwango, la extracción artesanal de diamantes ha alterado completamente la flora y la hidrografía, y algunas especies de animales silvestres han desaparecido por completo.

En semejante ambiente, los esfuerzos de los líderes menonitas se centran en concientizar a sus miembros y a la población local sobre un cambio de mentalidad y percepción del mundo en cuanto a la creación, a la luz de la enseñanza bíblica.

Gracias al programa “Evangelización y Salud Comunitaria”, los pastores y los miembros de las iglesias locales se sensibilizaron respecto a trabajar por su propio desarrollo, pero también por la protección de la creación y la lucha contra la insalubridad. Por ejemplo, hemos pedido a todos los pastores de Kinsasa que limpien regularmente el patio y el entorno cercano a sus sus templos, que construyan instalaciones higiénicas dignas de tal nombre y que planten árboles en el patio, si el espacio lo permite. Después de algunas visitas a diferentes congregaciones, este trabajo resultó eficaz.

Además, los jóvenes menonitas unen fuerzas con otros jóvenes para combatir la insalubridad y la erosión en Kinsasa. Este trabajo se hace como se puede: usando bolsas, palas, etc. En los últimos años, gracias a los esfuerzos de nuestros jóvenes, las iglesias de Lonzo en el barrio de Camp-Luka, la comuna de Ngaliema y la congregación de Mfila, ubicadas en el barrio de Delvaux de la misma comuna, se han salvado de gigantescas erosiones que amenazaban con hacerlas desaparecer.

Conclusiones

“Esta foto me recuerda a Salmos 46,10: ”Ríndanse! ¡Reconozcan que yo soy Dios!”, comenta Shena Yoder, miembro de First Mennonite Church, de Middlebury, Indiana, EE.UU., oriunda de las Filipinas. Le gusta sacar fotos de plantas de la creación que habitualmente no son consideradas atractivas. Foto: Shena Yoder.

En el contexto de la RDC, las iglesias cristianas en general y los menonitas en particular, tienen una gran responsabilidad en la protección de la creación. Los líderes cristianos y los miembros de las iglesias locales deben aprender más sobre el tema de la preservación de la creación. También deben llevar a cabo acciones concretas que promuevan su protección. Los líderes eclesiásticos deben desempeñar un papel profético interpelando a los líderes políticos en cuanto a la degradación ambiental.

El contexto de nuestros hermanos y hermanas del Norte es diferente al del Sur. Sin embargo, la lucha contra la degradación de la creación es un asunto común porque sus consecuencias no son solo locales, sino mundiales. Es por eso que las experiencias de los hermanos del Norte pueden servir a los hermanos del Sur que están más expuestos a los daños del deterioro de la creación de Dios.

Históricamente, los menonitas se han dedicado al trabajo de la tierra (cultivar y cuidar); las experiencias de unos y otros en este campo pueden fortalecer nuestros lazos de fraternidad y solidaridad. Espero que se cree una comisión llamada “Desarrollo y Preservación de la Creación” dentro del CMM para dejar por siempre nuestra huella como comunidad de fe dedicada a las enseñanzas de Cristo.

Kukedikila Ndunzi Muller, representante provincial de la Comunidad de Iglesias de los Hermanos Menonitas en Kinsasa, maestro del Centro Universitario de Misionología (Kinsasa) y estudiante de doctorado en Desarrollo Holístico.

Este artículo apareció por primera vez en Correo/Courier/Courrier en abril de 2018.

Bibliografía seleccionada

Dewitt, C.B., L’environnement et le chrétien [“El medio ambiente y el cristiano”] (Quebec: Ed. la Clairière, 1995)

Douma, J., Bible et écologie [“Biblia y ecología”] (Francia: Kerygma, 1991)

RocheDieu, C., Les trésors de la Genèse [“Los tesoros de Génesis”] (Ginebra: Emmaüs)

Roop, E.F, Genesis, Believers Church Bible Commentary [“Génesis, Comentario Bíblico de la Iglesia de Creyentes”] (Scottdale: Herald Press, 1987)

Nzuzi, Lelo, Kinshasa, ville et environnement [“Kinshasa, ciudad y medio ambiente”] (Paris: Harmattan, 2009)

Katalamu, Mobi, “Protection durable de l’environnement” [“Protección sostenible del medio ambiente”] (Kinsasa: CUM, 2016)

Harimenshi, P.B., “Mission et écologie” [“Misión y ecología”] (Kinsasa: CUM, 2002)