Noticias

Permaneciendo en solidaridad con los pueblos indígenas en Canadá

La historia continúa: Steve Heinrich se reúne con líderes indígenas y eclesiales así como ciudadanos preocupados para discutir con respecto a Enbridge Line 3, otro oleoducto de transmisión, en Manitoba, Canadá. Foto: Kathy Moorhead Thiessen
fecha de publicación: 
Jueves, 1 Noviembre 2018

“Nuestro principio mundial de construcción de paz está expresado en la Declaración de Solidaridad con los Pueblos Indígenas”, afirma César García, secretario general del Congreso Mundial Menonita. “La manera en que una iglesia en Colombia o en Corea del Sur dan vida a tal principio no es algo que podamos legislar. Es un asunto que como iglesias necesitamos discernir en nuestros contextos específicos”.

Para Steve Heinrichs, director de relaciones entre indígenas y colonizadores para la iglesia Menonita de Canadá, la cual es miembro del CMM, la solidaridad con los pueblos indígenas significa tomar acciones.

El 20 de abril de 2018, los líderes indígenas y los ancianos espirituales de la nación Tsleil Waututh invitaron a Heinrichs y a otros líderes de la iglesia a participar en un acto público de oración para apoyar su lucha. El grupo se opone al plan de expandir la capacidad de una tubería de transmisión de petróleo crudo y de betún diluido.

La expansión de una tubería de 150 km. que trasporte el petróleo desde la fuente hasta la terminal de embarque es un tema polémico en Canadá. Muchos grupos indígenas aluden a la degradación ambiental y al uso de tierras no cedidas como razones para oponerse al oleoducto.

En la sociedad canadiense, en un sentido más amplio, algunas personas se oponen a los oleoductos por motivos ambientales mientras que otros están a favor de los beneficios económicos.

Lo que comenzó como un evento de oración, terminó con el arresto de algunos de los participantes. Ellos bloquearon la entrada a la terminal marítima de Westridge en Burnaby, B.C. por varias horas hasta que la policía intervino dispersando la reunión después de emitir cargos penales.

Heinrichs fue arrestado, juzgado y condenado; estuvo seis días en la cárcel en agosto.

“Elegí actuar porque en el centro de la fe cristiana se encuentra la convicción de que el Creador sufre con los oprimidos; que Dios se pone del lado de las víctimas y en contra de los poderes dominantes, y que las personas que ven los problemas de nuestros días con mayor claridad son aquellas que son marginadas en los aspectos socio-políticos”, expresó Heinrichs en su declaración ante la corte en su audiencia de sentencia.

Estas palabras hacen eco de la recién aprobada declaración de solidaridad del CMM, aprobada en las reuniones del Concilio General en Kenia: “en los evangelios, Jesucristo, el ejemplo viviente para la iglesia, encarna la presencia preferencial de Dios con el prójimo que es excluido, oprimido, ignorado, rechazado o tratado como un extraño”.

“Tenemos un consenso mundial para actuar en nombre de los grupos indígenas  [vea la declaración del CMM aquí],” dice el secretario general del CMM César García. “Este es un ejemplo de una persona que lo hizo en nombre de un grupo indígena local y de la iglesia a la cual él representa, independientemente de las controversias”.

—Comunicado del Congreso Mundial Menonita

Haga clic aquí para leer más en inglés.

Geographic representation: 
North America

Añadir nuevo comentario