Nouvelles

Menonitas del Congo celebran ordenación de la mujer

Sidonie Swana Falanga recibe una Biblia de Adolphe Komuesa, presidente de CMCo, durante su ordenación en Kinshasa. Foto de Nancy Myers
Date de diffusion : 
Mardi 12 Novembre 2013

Kinshasa, Rep. Dem. del Congo– En julio de 2012 Sidonie Swana Falanga se enteró de algo que le parecía increíble. La Communauté Mennonite au Congo (Iglesia Menonita del Congo, CMCo), con cien años de existencia, había aprobado la ordenación de la mujer.

“No sabía si era un invento, una mentira, un sueño o una expresión de deseo”, comentó en una entrevista reciente.

Cuando un informe tras otro confirmaba que durante su Asamblea bianual, los líderes de la iglesia efectivamente habían decidido ofrecer el sacramento de la ordenación a las mujeres, Swana relató que sus dudas se transformaron en “una pequeña alegría y a la vez una pequeña tristeza, porque habían tardado demasiado”.

Según un líder, el tema que había sido puesto a votación en siete asambleas anteriores, fue finalmente aprobado.

Durante la celebración de su propia ordenación un año después, Swana manifestó que su alegría se había convertido en “inmensa y plena”.

Este sentimiento se hizo eco en muchos de los más de mil menonitas congoleses que se reunieron en Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo, el 22 de setiembre de 2013, al celebrar el hecho de que Swana y Fabienne Ngombe Kidinda se convirtieran en las primeras mujeres ordenadas al ministerio de CMCo. En dicha ocasión, también fueron ordenados dos hombres.

“Éste es un día muy especial para la Iglesia Menonita”, proclamó en su alocución, Adolphe Komuesa Kalunga, presidente de CMCo.

“La puerta está abierta para Uds.”, les expresó a las mujeres en la Asamblea. “La barrera ha sido derribada.”

Eric Mukambu N'yamwisi, pastor de Kinshasa, dijo que las ordenaciones significaban una inmensa alegría. “Comencé a abogar por la ordenación de la mujer cuando tenía 25 años y ahora tengo 52. Nos llevó tiempo explicarle esto a la iglesia.”

Otra mujer de la misma denominación, Bercy Mundedi, fue ordenada el 6 de octubre junto con cuatro varones, en Kalonda, provincia occidental de Kasai.

Los cultos de cinco horas de duración en Kinshasa y Kalonda incluyeron presentaciones corales, instrucciones para los candidatos y sus congregaciones, alegres danzas y entrega de obsequios. Los sermones y comentarios de las personas presentes se centraron en los fundamentos bíblicos y sociales para el liderazgo de la mujer.

Respuesta a la ordenación de la mujer

Los líderes dentro y fuera de CMCo han expresado tanto su fuerte apoyo como su preocupación respecto a la decisión de la iglesia de ordenar a la mujer.

“Hemos estado ejerciendo discriminación de género. Eso no es bueno para la iglesia”, dijo Paul Kadima, pastor de Kinshasa. “Ahora hemos llevado a la práctica Gálatas 3:28. En la iglesia somos todos iguales.”

Robert Irundu, presidente de la juventud de CMCo a nivel nacional, cree que le llevó tiempo a la iglesia poder aprobar la ordenación de la mujer, “porque CMCo quería estudiar la declaración de Pablo que requería que la mujer permaneciera en silencio en la asamblea. Pero la Biblia también establece que no hay distinciones entre el varón y la mujer.”

Otros fueron más francos. “Muchos de nuestros pastores eran muy conservadores, dijo el Hno. François Shopo, en la reunión en Kinshasa.

Anastasie Tshimbila, instructor del Instituto Bíblico de Kalonda, dijo que la decisión tomada en 2012 ha generado controversias en la región de Kasai, donde CMCo tiene su oficina central, porque, “algunas tradiciones tribales son muy opresivas hacia las mujeres”. Agregó que algunos programas de radio con llamadas telefónicas en vivo expresaron al aire mucha oposición. Pero también muchos apoyaron la decisión. Las mujeres la recibieron favorablemente.

Madeleine Musaga, mujer menonita y diputada nacional en representación de Gungu, provincia de Bandundu, dijo en la ceremonia en Kinshasa: “Este es un día sagrado para mí, al ver que se honra a la mujer. Las mujeres deben mantener las cabezas en alto y los varones deben respaldarlas. Las mujeres estamos luchando por acceder a cargos en la política que impliquen la toma de decisiones, y también debemos hacerlo en la iglesia.”

Charlotte Djimbo Ndjoko, miembro de la Iglesia de los Hermanos Menonitas que vive en Kinshasa, dijo que las mujeres ordenadas recientemente,  “han luchado conjuntamente con los varones durante años para lograr la ordenación de la mujer, quien ha sido mal vista por ellos. A Dios gracias que ha llegado la hora en que estos varones reconozcan que la mujer tiene un lugar en la iglesia, en el ministerio pastoral y la evangelización. Estamos muy felices. Les daremos nuestro apoyo como hermanas menonitas, e invitamos a otras mujeres y jóvenes a sumarse”.

El proceso hacia la ordenación de la mujer

CMCo fue la última de las tres comunidades menonitas del Congo en ordenar a la mujer. La Communauté des Églises de Frères Mennonites au Congo (Iglesia de los Hermanos Menonitas del Congo) ha ordenado a las mujeres desde el año 2000. Communauté Évangélique Mennonite (Iglesia Evangélica Menonita del Congo) ordenó a una mujer por primera vez en julio de 2012, durante los festejos del 50° aniversario de la iglesia.

Swana, de 59 años, obtuvo un título en Teología en 1995 y ha realizado tareas pastorales desde hace mucho tiempo, junto con su esposo, el pastor Léonard Falanga. Ha organizado a las mujeres que han estudiado teología, habiendo enseñado sobre este tema y procurado persuadir a los pastores y líderes de la iglesia de que la ordenación de la mujer se basa en principios bíblicos sólidos.

Ngombe, de 63 años, obtuvo un título en Teología en 1998 y se ha desempeñado como pastora adjunta en varias iglesias de Kinshasa desde 2005.

Las tres mujeres estudiaron en la Universidad Protestante de Kinshasa, conocida actualmente como la Universidad Cristiana de Kinshasa. Mundedi, de 47 años, se graduó en 1996.

Mundedi dijo que las mujeres de su congregación en Nyanga, Kasai Occidental, la animaron a estudiar Teología. “Comencé a predicar en la escuela cuando tenía catorce años”, comentó. Después de finalizar sus estudios teológicos, regresó a Nyanga y se desempeñó como capellán en la escuela, “en gratitud a aquellos que me convocaron primero”.

En el 2005 empezó a enseñar en el Instituto Bíblico de Kalonda, donde es profesora junto con Anastasie Tshimbila y cinco varones. Actualmente, hay cuatro mujeres inscriptas como estudiantes en Kalonda, en un programa de tres años posterior a la escuela secundaria, que ha formado a muchos pastores de CMCo.

Seis menonitas de América del Norte, incluyendo a tres mujeres ordenadas –Sandy Miller y Paula Killough de la Red Menonita de Misiones de Elkhart, Indiana, EE.UU., y Amanda Rempel de Newton, Kansas, EE.UU.– estuvieron presentes en las ordenaciones en Kinshasa y Kalonda, invitadas por los líderes de las iglesias del Congo.

“La presencia de esta delegación es una señal del amor que existe entre los menonitas”, afirmó Swana.

Se invitó a las tres mujeres estadounidenses a unirse a los pastores de CMCo para imponerles las manos, y orar por las mujeres y los varones que estaban siendo ordenados.

Si bien la lucha por la ordenación de la mujer fue por momentos larga y agotadora, Swana expresó que, “reconocemos que todo se hace a su tiempo, como está escrito en Eclesiastés 3”.

De acuerdo a los líderes de la iglesia, dos mujeres más de CMCo, Mubi Mutemba y Mundombila, serán ordenadas en Kananga, Kasai Occidental, en noviembre.

Artículo por Nancy Myers, escritora freelance asignada a la Misión Intermenonita de África, y Charlie Malembe, periodista menonita en Kinshasa.

 

Bercy Mundedi pronuncia la bendición después de ser ordenada en Kalonda. Foto de Charlie Malembe

 

 

 

 

 

 

 

 

Fablienne Ngombe Kidinda recibe un alzacuello de Adolphe Komuesa, presidente de CMCo, durante su ordenación en Kinshasa. Foto de Nancy Myers

 

 

 

 

 

Geographic representation: 
Africa

Commentaires

FELICITACIONES A TODAS ESTAS HERMOSAS MUJERES QUE HAN SALIDO VICTORIOSAS EN SU CAMINAR CON NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO. GRACIAS A ESOS VARONES QUE HAN RECONOCIDO LA DIGNIDAD Y EL VALOR DE LA MUJER ASI COMO LO HIZO JESUS.
MUCHAS BENDICIONES.

Es un gozo tan grande cuando la comunidad entiende el propósito de Dios sobre el ministerio de todos los creyentes. Aleluya!!! Dios les bendiga queridas hermanas.