Noticias

La iglesia Meserete Kristos inspira al LMC

El presidente saliente de la MKC, Tewodros Beyene, lava los pies de su sucesor, Deselagn Abede. Foto: Tom Eshleman/LMC
fecha de publicación: 
Miércoles, 13 Noviembre 2019

De pie en una de las oficinas regionales de la iglesia miembro del CMM, Meserete Kristos (MKC, por sus siglas en inglés), el antiguo presidente de la iglesia, Tewodros Beyene, presentó a varios líderes del LMC (Conferencia Menonita de Lancaster) al personal administrativo de la iglesia. A la vez, les explicó que la delegación del LMC había venido a escuchar a la MKC.

Al mirar hacia los líderes del LMC, a Tewodros Beyene se le llenaron los ojos de lágrimas. Por lo general, cuando los europeos y los norteamericanos van a Etiopía, lo hacen para decirles cómo hacer algo.

Tewodros Beyene expresó a los líderes del LMC cuánto significaba para él que vinieran solo para escuchar y aprender de la iglesia. “Me pareció un momento muy sagrado”, explicó el obispo Rodney Martin.

La anteriormente conocida como Conferencia Menonita de Lancaster, LMC  – una comunidad de iglesias anabautistas, miembro del CMM – se embarcó en un recorrido de aprendizaje que incluyó a varios de sus líderes: el delegado global Tom Eshleman, el obispo Glenn Kauffman, el obispo Rodney Martin, el obispo Alvin Motley, el obispo James Sutton y el moderador Keith Weaver.          

El propósito del viaje, del 27 de agosto al 6 de septiembre del 2019, del LMC fue el de “representar a la iglesia que los enviaba (LMC), iglesia que fue usada por el Espíritu Santo para comenzar la MKC y establecer una relación, en nuestra generación, que honre dicho legado, además,  aprender de los líderes de la MKC lo que Dios impartiera al grupo y así llevar este apredizaje a casa, a los EE.UU. y enseñarlo en el LMC”, indicó Tom Eshleman.

En 2018, el vicepresidente de la MKC, Kelbessa Muleta y el presidente de la junta directiva de la universidad de Meserete Kristos estuvieron en los Estados Unidos en una gira promocional y de recaudación de fondos. Durante este tiempo, también se conectaron con varios líderes del LMC.

Kelbessa Muleta expresó que el LMC era como un padre o madre para ellos y preguntó por qué el LMC se había olvidado de su hijo. Esta edificante reflexión dio inicio a la planificación para que una delegación de líderes del LMC viajara a Etiopía.

El LMC quería aprender cómo la MKC cultiva “un compromiso tan profundo con la multiplicación en todo su sistema y regresar con ese aprendizaje”, afirmó Weaver.

Alvin Motley celebró la unidad que la iglesia dió como ejemplo: “Vi la solidaridad: el valor de trabajar como uno... ellos no operaban como entidades separadas”. La MKC tiene una estructura administrativa adaptable la cual abarca regiones y grupos lingüísticos a lo largo de Etiopía.

La estructura cambia para mantenerse a la par con el crecimiento que están experimentando. Tewodros Beyene indicó que realmente se trata de la oración.

“Eso no significa que no se organicen”, explicó Glenn Kauffman. “Tienen más estructuras, objetivos específicos y cuantificación de resultados... que nosotros, [pero] también tienen mucha más oración que nosotros”.

James Sutton se sintió particularmente inspirado por el compromiso de la MKC de hacer discípulos de Jesús: “La iglesia MKC siente pasión por Cristo y... por buscar y salvar a los que están perdidos”.

“Nos mostraron lo que significa ser anabautista”, afirmó Tom Eshleman. “Mantienen juntas algunas cosas, que en occidente tendemos a separar, como el evangelismo, la paz y la justicia... Una prioridad para la organización y el procedimiento con libertad en el Espíritu”.

El Consejo Ejecutivo del LMC designó un grupo de trabajo para analizar la estructura de gobierno del LMC. Keith Weaver cree que las ideas aprendidas de su viaje a Etiopía han influido en esta conversación.

Fue esencial para el cumplimiento de esta visión, que los líderes del LMC aprendieran de la MKC, una generosa donación por parte de la Primera Iglesia Menonita de Berna, EE. UU.

—un comunicado de prensa del Congreso Mundial Menonita escrito por Micah Brickner, Eastern Mennonite Missions

Añadir nuevo comentario