Noticias

Fuerza policiaca ataca reunión de iglesia menonita en Vietnam

Coro Bahnar de Vietnam Mennonite Church (Iglesia Menonita de Vietnam) en una celebración realizada en noviembre de 2012 en ocasión del cuarto aniversario como iglesia registrada. Esta iglesia también pasó a ser miembro del Congreso Mundial Menonita en 2009.
fecha de publicación: 
Jueves, 3 Julio 2014

Vietnam – La policía de seguridad agredió a un gran grupo de pastores y estudiantes de teología reunidos en el centro de la iglesia en un pueblo de la provincia al norte de la ciudad de Ho Chi Minh en junio. El ataque se produjo en la víspera de una conferencia de renovación y las ceremonias de graduación para los estudiantes de un programa de formación teológica.

La Iglesia Evangélica Menonita, una iglesia no registrada oficialmente en Vietnam, se estaba reuniendo del 9 al 11 de junio en el centro de la iglesia de tres pisos, ubicado en la ciudad de Ben Cat, en la provincia de Binh Duong. La mayoría de los pastores ya habían llegado.

Después de que todos se habían retirado para dormir en colchonetas colocadas en el suelo, los altavoces de la policía le pidieron a Le Thi Phu Dung y a Tran Minh Hoa que abrieran la puerta para realizar una “investigación administrativa.” La pastora Phu Dung es la presidenta de la iglesia y esposa del ex presidente Nguyen Hong Quang. Hoa es el pastor de la congregación que se reúne en el centro.

Unos cinco minutos después de que se dio la orden, la policía de seguridad rompió la puerta. Un gran número de hombres irrumpió en el edificio, agrediendo a los estudiantes y líderes de la iglesia. Las 76 personas fueron trasladadas en camiones a una estación de policía.

De acuerdo con extensos informes del pastor Quang, la policía que invadió el lugar no presentó orden de cateo y no dio ningún motivo por los golpes y los arrestos. Las agencias policiales registraron el local, destruyendo algunos bienes. La policía presuntamente habría incitado a los “espectadores” a tirar piedras contra el edificio, rompiendo ventanas y tejas del techo. Los líderes de la iglesia estimaron que la fuerza atacante fue de más de 300 personas. Para las 6:00 de la mañana todos habían sido puestos en libertad. De los que fueron golpeados, 20 requirieron atención médica.

Por varios días después de la redada, las pandillas continuaron atacando el edificio, lanzando ladrillos, piedras y huevos podridos. Las habitaciones del frente tuvieron que ser evacuadas. Las personas que venían al centro eran detenidas y registradas — a algunos se les confiscaron los teléfonos celulares y las motocicletas. A muchos se les dijo que abandonaran la zona y no regresaran nunca más. El agua y la electricidad en la zona fueron cortadas.

Más tarde, la mayoría de los arrestados fueron citados a concurrir a la estación de policía para una investigación adicional. El pastor Nguyen Hong Quang fue citado el 12 de junio para comparecer en la estación de policía para enfrentar cargos de “resistencia a la investigación administrativa y por difamar a las autoridades en el desempeño de sus funciones.” Con educación en derecho, Quang se dio cuenta de que era una orden ilegal y la ignoró. Al día siguiente se le ordenó comparecer por cargos de “resistencia a la investigación administrativa y alteración del orden público.” En la estación de policía Quang se encontró con algunos funcionarios que se compadecieron de él.

Los grupos religiosos están obligados a informar a las autoridades locales de las reuniones. El pastor Hoa había informado la noche antes de la redada que iban a llegar 29 pastores y que planeaba presentar un informe completo a la mañana siguiente.

Sin resolución a nivel local, los líderes presentaron una demanda a la autoridades superiores sobre los abusos de sus derechos bajo la ley vietnamita.

Enviaron una “petición con las acusaciones” al ministro de seguridad pública y al jefe de la oficina de investigaciones Peoples’ Investigative Bureau firmada por 58 líderes de iglesias. En ella se destacan cinco cargos contra la policía, incluyendo entrar sin una orden judicial, el arresto y el abuso de los niños, utilizar armas para aterrorizar a estudiantes indefensos y por los culatazos con las armas que recibieron las personas dentro de los confines sagrados del edificio de una iglesia.

Si bien incidentes como estos ocurrieron con frecuencia en Vietnam hace una o dos décadas, el gobierno ha mejorado su historial en materia de derechos humanos y libertad religiosa. A un segmento de la comunidad menonita de Vietnam se le concedió estatus oficial en 2008 como la Iglesia Menonita de Vietnam. Bajo la dirección del pastor Nguyen Quang Trung, esta iglesia se convirtió en miembro del Congreso Mundial Menonita en 2009.

Nguyen Hong Quang fue presidente del otro grupo, referido como la Iglesia Menonita Evangélica, o Iglesia Menonita en Vietnam. Cada grupo cuenta con unos 5.000 miembros, y cada uno ha adoptado la misma Confesión de Fe Menonita.

El pastor Quang se ha manifestado abiertamente, pidiendo a las autoridades locales a respetar la Constitución Nacional y el derecho de las personas a la libertad religiosa. En 2004 fue arrestado y condenado, junto con otros cinco líderes de la iglesia, de “no permitir que un funcionario policial llevara a cabo sus actividades,” un cargo usado indiscriminadamente que a menudo suele imponerse contra líderes religiosos. Condenado a tres años en prisión, se le concedió la amnistía a los 14 meses después de una apelación internacional para su liberación.

Como parte del programa gubernamental de controlar las actividades de los grupos religiosos, una iglesia no puede solicitar estatus legal hasta que no haya cumplido 20 años de existencia. Esto significa que debe funcionar de forma “ilegal” por algún tiempo.

Las nuevas congregaciones pueden solicitar permiso para operar de forma local. Algunos funcionarios del gobierno consideraron que Quang no mostró mucha cooperación, así que los funcionarios nunca otorgaron el permiso oficial a la iglesia para que funcionara en Ben Cat.

Personas a nivel internacional familiarizadas con las iglesias menonitas en Vietnam están considerando cómo responder de forma adecuada para expresar su solidaridad.

Artículo de Luke Martin, vuelto a publicar con permiso de Mennonite World Review

 

Geographic representation: 
Asia and Pacific

Añadir nuevo comentario