Noticias

El Congreso Mundial Menonita hace un llamado a la oración y a tomar medidas de precaución

Foto: Ebenzer Mondez
fecha de publicación: 
Domingo, 9 Febrero 2020

Tras la declaración de la Organización Mundial de la Salud, del nuevo brote de coronavirus (nCoV), como una emergencia de salud global el 30 de enero de 2020, el Congreso Mundial Menonita hace un llamado a las congregaciones anabautistas y menonitas de todo el mundo a unirse en oración y a tomar medidas de precaución en la iglesia.

“Oremos por las personas que están aisladas, asustadas o enfermas, especialmente en Wuhan, la provincia de Hubei y en China continental. Oremos por sabiduría para el gobierno chino y para las autoridades de salud quienes trabajan para contener el brote, y por valentía, compasión y seguridad para los trabajadores de la salud quienes trabajan incansablemente para salvar vidas”, expresa César García, secretario general del CMM.

El CMM también pide oración por sabiduría para todos los gobiernos y autoridades de la salud que están trabajando para prevenir la propagación del virus. Que puedan actuar con compasión y precaución.

De acuerdo con la declaración de la OMS, el CMM anima a las iglesias a seguir las siguientes precauciones cuando circula la enfermedad:

1. Anunciar la importancia de lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, especialmente después de ir al baño, antes y después de comer, y al tener contacto con alguien que no se encuentra bien de salud. Si la transmisión de gérmenes se vuelve una preocupación seria, anime a las personas a saludarse sin contacto físico, alzando la mano para saludar, asintiendo o haciendo reverencias.

2. Tomar la temperatura corporal antes de salir de la casa, especialmente la de los niños. Cualquier persona con fiebre de al menos 37.5 Celsius o 99.5 Fahrenheit debería descansar en casa.

3. Usar un tapabocas quirúrgico o un respirador artificial N95 si tiene dolor de garganta, tos o secreción nasal, pero necesita visitar la iglesia.

4. Reservar una sala de primeros auxilios para los que asisten a la iglesia y se encuentren enfermos durante el culto.

5. Aplicar una política de higiene alimentaria. Anime a todos los que manipulan alimentos a usar guantes y tapabocas mientras cocinan y distribuyen los alimentos.

Hasta el momento hay casos positivos en 25 países. El brote no solo ha causado interrupción en los negocios, actividades escolares y viajes, sino que también ha causado pánico. En algunos países, los tapabocas quirúrgicos, los respiradores N95 y los desinfectantes para manos son escasos debido al acaparamiento. La disminución de visitantes en atracciones turísticas, centros comerciales, teatros y restaurantes causa presión económica. Además, las personas de origen asiático pueden llegar a experimentar ultrajes racistas en otros países.


Frente a los rumores, la información errónea o los estereotipos, el CMM llama a las congregaciones a ejercer un pensamiento crítico y evitar compartir noticias no confirmadas. “El miedo perpetrado por la falsa información sobre la enfermedad se está extendiendo más rápido que el virus mismo. Esto no solo causa pánico innecesario, sino que también agrega una carga de educación a un sistema de salud ya sobrecargado de trabajo”, afirma Henk Stenvers, secretario de la Comisión de Diáconos.

“Jesús le dijo a sus discípulos: ‘Les dejo la paz. Les doy mi paz…No se angustien ni tengan miedo’ (Juan 14:26). Que cada día podamos recordar que Dios camina con nosotros en medio de las situaciones difíciles”, señala César García.

Más recursos sobre respuesta a pandemias (en inglés)
http://www.bridgesoflove.net/Guide.pdf
https://www.commonword.ca/Browse/1155

—Comunicado del Congreso Mundial Menonita
 

Añadir nuevo comentario