Noticias

El CMM camina con la familia durante los tiempos difíciles

Los miembros de la iglesia oran en la ceremonia de dedicación de un nuevo edificio de concreto para la iglesia. Con la ayuda del Fondo de Ayuda de la iglesia Mundial, la iglesia de los Hermanos en Cristo de Nepal construyó un edificacio de concreto para la iglesia con capacidad para resistir posibles inundaciones en el futuro. Foto: Henk Stenvers.
fecha de publicación: 
Lunes, 28 Octubre 2019

¡Terremoto! ¡Hambruna! ¡Inundación! Los titulares captan la atención y las personas responden con oraciones y donaciones a los llamados de emergencia.

Unos días después, esas informaciones cesan y el evento se desvanece de la memoria. Sin embargo, para los que fueron afectados directamente, es tan solo el comienzo. El Congreso Mundial Menonita (CMM) ha trabajado con socios anabautistas como respuesta a los desastres recientes que afectan a las iglesias miembro. Mucho después de que el dinero del socorro se ha acabado, el arduo trabajo de restauración continúa silenciosamente en tanto las iglesias ayudan a la comunidad a reconstruir, a recuperar sus medios de vida y a recuperarse del trauma.

En 2015, el CMM pidió oración y apoyo como respuesta a un terremoto en Nepal de 7.8 grados en la escala de Richter. La iglesia de los Hermanos en Cristo de Nepal, miembro del CMM, no se vio muy afectada, pero se unieron como una respuesta al desastre.

Desde entonces, Nepal se ha visto afectado por inundaciones desastrosas. Aunque el 75 por ciento de Nepal es montañoso, más del 50 por ciento de la población, incluida la mayoría de las iglesias de los Hermanos en Cristo, vive en una zona de llanuras fértiles pero propensas a las inundaciones.

“Casi todos los años, [los miembros de nuestra iglesia] se ven afectados ya sea por inundaciones, tormentas de viento, rayos, erosión del suelo o sequía”, afirma Hanna Soren de la Iglesia de los Hermanos en Cristo de Nepal y de la Brethren in Community Welfare Society (Sociedad para el bienestar de los Hermanos en Comunidad).

Hanna Soren de la iglesia de los Hermanos en Cristo de Nepal y de la Brethren in Community Welfare Society y su esposo Shemlal Hembrom.  Foto: Henk Stenvers.

Las edificaciones hechas de arcilla y con techos de paja son destruidas por las inundaciones. Al quedarse sin hogar o iglesias, las personas carecen de un lugar para reunirse a adorar y apoyarse unos a otros.

“Estamos agradecidos con Dios por el CMM, por las otras iglesias nacionales de los Hermanos en Cristo, y por otros socios que han facilitado respuestas con el pasar de los años”, expresa Hanna Soren. Las visitas de la Comisión de Diáconos del CMM ayudan “a que los miembros de nuestra iglesia se den cuenta del amor y cuidado de Dios a través de su comunidad mundial”.

La Comisión de Diáconos además administra el Fondo de Ayuda de la Iglesia Mundial, al cual la iglesia de los Hermanos en Cristo de Nepal solicitó una subvención para reconstruir un edificio más recistente para la iglesia.

“Los creyentes de la iglesia de los Hermanos en Cristo de Surunga están muy agradecidos con Dios y con el CMM. Su templo de concreto [construido recientemente] no se vio afectado incluso durante la serie de inundaciones de 2018 y tampoco en la de 2019”, señala Hanna Soren.

“El reino de Dios está creciendo incluso en medio de las situaciones difíciles”, comenta Hanna Soren. “Como los miembros de nuestra iglesia experimentan tales desastres naturales casi todos los años, su fe en Cristo se fortalece de modo que puedan ver que el amor y la gracia de Dios son suficientes para ellos”.

En 2017, junto con el CCM, la Comunidad Internacional de los Hermanos Menonitas (ICOMB) y MB Mission (ahora llamada Multiply), el CMM facilitó el nombramiento por 6 meses de Antony Sánchez para evaluar las necesidades, coordinar la respuesta y el entrenamiento y equipar a las iglesias locales para servir a sus comunidades después de las devastadoras inundaciones en Perú.

“Somos miembros de una familia mundial”, afirma Antony Sánchez. Al trabajar con aquellos que habían sido afectados por el desastre, él recordaba: “Estamos en manos de Dios, y al mismo tiempo somos las manos de Dios a fin de traer su presencia y sus bendiciones a otros”.

 

Haga clic aquí para leer más:

 

Oremos

Oremos por los nepalíes quienes perdieron ganado y cultivos por las recientes inundaciones. Después de que los niveles de agua disminuyen, el agua potable es escasa y las epidemias de enfermedades son una amenaza. Oremos para que la Iglesia de los Hermanos en Cristo de Nepal encuentre formas de superar los obstáculos administrativos para enviar materiales de socorro y reconstruir los edificios de la iglesia. Que el Espíritu de Cristo les permita responder en paz, en estos momentos en que los miembros de la iglesia temen a las fuerzas fundamentalistas hindúes en el país.

—Comunicado del Congreso Mundial Menonita

Añadir nuevo comentario