De Nuestros Líderes

Domingo de la Fraternidad Mundial: una comunión de 500 años

Tomada de los recursos para el culto del Domingo de la Fraternidad Mundial: Migrantes venezolanos acogidos en la Iglesia Menonita de Riohacha, Colombia. Foto: Iglesia Menonita de Riohacha.
fecha de publicación: 
Lunes, 8 Octubre 2018

Cada año, el Congreso Mundial Menonita invita a sus 107 iglesias miembros a unirse en la celebración del Domingo de la Fraternidad Mundial durante el domingo más cercano al 21 de enero.

Los temas para el culto varían de un año a otro, pero la razón por la cual se celebra el evento siempre ha sido la misma – el 21 de enero de 1525, un pequeño grupo de cristianos en Zúrich, Suiza, participó de un servicio bautismal que inició el movimiento de renovación que conocemos hoy como anabautismo. 

Al igual que con los comienzos de cada movimiento de reforma, la identidad de este movimiento no se formó completamente aquel día de invierno de 1525. En la actualidad, los amish, los menonitas, los huteritas y una docena de otros grupos consideran a los anabautistas de Suiza como parte de sus fundadores.

Cada uno de estos grupos puede identificar otros momentos que se relacionan al inicio de su iglesia. Los amish, por ejemplo, remontan sus orígenes a un movimiento de renovación en torno a Jacob Amman en 1693. Los huteritas practicaron por primera vez la propiedad colectiva de bienes en 1528 y no adoptaron su nombre, debido a Jacob Hutter, hasta varios años después. Un grupo se opuso energéticamente a todas estas conmemoraciones, insistiendo en que el único momento de referencia adecuado para señalar los comienzos de los anabautistas-menonitas era el Domingo de Pascua o quizás Pentecostés.

Cuando ponemos nuestra atención en la iglesia mundial, la pregunta de “los comienzos” se vuelve aún más complicada.

¿Comenzó la tradición anabautista-menonita en Java con la llegada de Pieter y Johanna Jansz en 1852, o con la indigenización de la iglesia bajo el liderazgo de Tunggol Wulung una década más tarde?

¿Comenzó la Iglesia Meserete Kristos Church de Etiopía en 1945 con los primeros misioneros menonitas del oriente de Pennsylvania, o con el movimiento de renovación llamado Heavenly Sunshine (brillo de sol celestial) en 1962, o con la decisión en 1965 para identificar esta iglesia como “Christ the Foundation” (Cristo el fundamento)?

Durante el siglo pasado, la mayoría de los menonitas de ascendencia europea ha llegado a considerar el 21 de enero de 1525 casi como una fecha sacrosanta. Sin embargo, este evento pasó a ser el foco de veneración histórica hace relativamente poco tiempo, cuando los líderes menonitas de siete países se reunieron en Suiza en 1925 para coordinar esfuerzos de ayuda humanitaria para los refugiados menonitas en el sur de Rusia.

En la próxima década, los menonitas alrededor del mundo tendrán la oportunidad de conmemorar el aniversario número 500 de los inicios del movimiento anabautista.

En al año 2015, tras las conversaciones con las iglesias miembros y también con aliados ecuménicos, el Comité Ejecutivo del CMM aprobó una serie de eventos a llevarse a cabo durante 10 años denominada  “Renovación 2027”. A partir del año 2017, el CMM realiza una celebración anual en diferentes partes del mundo, destacando especialmente las formas en las cuales la tradición anabautista es expresada de acuerdo al contexto donde se celebra el evento.

También se está planeando una celebración significativa en Europa en 2025 (organizada simultáneamente con una de las reuniones del Concilio General del CMM y la Asamblea de Iglesias Menonitas Europeas) que incluirá los aportes de los aliados ecuménicos, las sociedades históricas europeas menonitas y bautistas, así como de la Iglesia Menonita Suiza local.

Así, como el CMM ha afirmado públicamente por décadas en su Domingo de la Fraternidad Mundial, los bautismos del 21 de enero de 1525 convirtieron a esta fecha en un momento significativo de conmemoración.

No obstante, las conmemoraciones del CMM llegarán a su fin en la 18ª asamblea mundial que probablemente tendrá lugar en alguna parte del continente africano en el año 2027. Hacer esto implica que la tradición menonita no está encerrada en sus orígenes europeos del siglo XVI. Somos parte de un movimiento mundial, siempre renovándose, que está tanto arraigado en el pasado – ya sea en Jerusalén, Zúrich o Semarang – así como orientado hacia el futuro.

—Un comunicado del Congreso Mundial Menonita escrito por John Roth, secretario de la Comisión de Fe y Vida. Una versión de este artículo apareció por primera vez en The Mennonite.


Celebre el Domingo de la Fraternidad Mundial con la familia anabautista mundial. Haga clic aquí para descargar los recursos para el culto.