Artículos de fondo

Desigualdad económica

Carlos Nieves (izq.) y Lamont Reed descargan provisiones en la Iglesia Menonita Hopewell (Reading, Pennsylvania, EE.UU.), como parte de un programa del Comité Central Menonita (CCM), que provee comestibles a las iglesias urbanas de América del Norte para ser distribuidos a los necesitados. La comida puede ser una bendición muy oportuna para quienes están desocupados o sufren la falta de vivienda u otras problemáticas. El programa del CCM es una manera en que las iglesias menonitas y de los Hermanos en Cristo responden a la desigualdad económica en su contexto particular. Foto: Matthew Lester/CCM
fecha de publicación: 
Miércoles, 9 Julio 2014

Desigualdad económica: Examinemos nuestro compromiso común en pos del Shalom

Como comunión mundial de iglesias afines al anabautismo, compartimos el compromiso de procurar el shalom. En dicha búsqueda, creemos en la necesidad de intentar alcanzar la justicia y de compartir nuestros recursos, sean materiales, económicos o espirituales. Nuestra enorme diversidad implica llevar a la práctica este compromiso de muchas maneras. 

 

La igualdad cristiana, ¿una utopía? (Arthur Dück, Brasil)

Como en la primera iglesia, las primeras comunidades anabautistas en general procuraron reducir las desigualdades económicas. La dimensión radical del “primer amor” también era evidente por el hecho que se atendía a los pobres. La dimensión económica no era un fin en sí mismo, sino un medio palpable para demostrar el amor de Cristo.

 

Reparar la brecha (Harriet Sider Bicksler, EE.UU.)

La desigualdad económica constituye un importante desafío para la iglesia de Estados Unidos, y generalmente se ha respondido satisfactoriamente. Muchos cristianos (y otros) son muy generosos con su tiempo y riqueza, colaborando con organizaciones que ayudan a los necesitados. Sin embargo, pese a nuestras mejores intenciones, persiste la desigualdad económica.

 

Cristo, ejemplo de misión (Bijoy K. Roul, India)

No es fácil responder por qué la mayoría en una sociedad sufre la desigualdad económica. Habría algunas teorías. Los factores varían según el lugar, momento histórico y sociedad; el factor determinante en una situación puede no serlo en otra.

 

Generosidad, no caridad (José Arrais, Portugal)

De pronto, la economía de Portugal estaba en bancarrota. La tasa de desempleo subió a 16%. (Datos recientes indican que dicha cifra llegó a cerca del 20%.) La gente volvió a emigrar, mayormente las generaciones más jóvenes. Una vez más, la lucha por sobrevivir se convirtió en una realidad del presente. Los Hermanos Menonitas de Portugal empezábamos a percibir dicha realidad en nuestra propia comunidad. Sabíamos que debíamos responder de alguna manera.