Testimonies

“Djagalah Anak Kambing Koe” (“Apacienta mis corderos”)

Tee Siem Tat (derecha) y su esposa Sie Djoen Nio (izquierda), fundadores de la Iglesia GKMI. Foto: GKMI

Un testimonio para Renovación 2027: perfil histórico

Renovación 2027 es una serie de eventos que se llevarán a cabo durante 10 años, con la finalidad de conmemorar el aniversario 500 de los inicios del movimiento anabautista. Esta serie destaca a los líderes del movimiento desde épocas históricas hasta el presente.

Esta es la historia de cómo Tee Siem Tat (1872 – 1940) y su esposa, Sie Djoen Nio (1875 – 1962) fueron transformados por el Espíritu Santo y fundaron la Iglesia Gereja Kristen Muria Indonesia (GKMI).

Tee Siem Tat fue un exitoso hombre de negocios en Kudus, Java Central. En asociación, tuvo una gran empresa de impresiones llamada Sam Hoo Kongsi. Esta empresa se consolidó y prestó servicios a oficinas gubernamentales, compañías y escuelas.

Sanidad

En 1917, Tee Siem Tat se enfermó gravemente. Visitó a varios nigromantes (personas que practican adivinación e invocación de espíritus), klenteng (templos confucianos) y también probó la medicina moderna de los médicos de los Países Bajos. Ninguna de estas opciones surtió efecto.

Tee Siem Tat estaba desesperado.

Sie Djoen Nio, su esposa, recordó las historias que leyó en una Biblia en el idioma malayo que recibió de una tía en Yogyakarta. A ella le encantaba leer la Biblia; estaba muy impresionada por Jesús: su sacrificio en la cruz y sus milagros.

“¿Puede Jesús también sanar a mi esposo?”; Sie Djoen Nio compartió esta inquietud con Tee Siem Tat. Acordaron pedir ayuda como en la Biblia; ¿pero de quién?

Recordaron a su tío Oei Biauw An quien sabía sobre el cristianismo. Oei Biauw An les presentó al teniente Tanuhatu, un oficial del Ejército de Salvación de Ambon que vivía en Rembang. El teniente Tanuhatu vino gentilmente muchas veces a la casa de Tee Siem Tat en Kudus para enseñarle sobre el cristianismo.

Tee Siem Tat quería conocer a Jesús, así que su fe se fortaleció. Al mismo tiempo, su temor y su enfermedad desaparecieron.

¡Tee Siem Tat fue sanado!

Foto: GKMI

Conexión con los menonitas

Tee Siem Tat leía la Biblia con diligencia y seriedad. Asistía a los cultos en la Iglesia del Ejército de Salvación en Rembang e invitó al teniente Tanuhatu a para que le enseñara a sus amigos sobre la Biblia.

Sin embargo, Tee Siem Tat estaba en desacuerdo con la práctica del bautismo de la iglesia y su afinidad con los códigos de conducta militar. Se acercó a los adventistas del séptimo día, pero no estuvo de acuerdo con su adhesión a la ley del Antiguo Testamento. Luego Tee Siem Tat se acercó a la Misión Salatiga, pero no estuvo de acuerdo con el bautismo de niños.

Finalmente, Tee Siem Tat se acercó a la misión menonita en Jepara, Pati, y Tayu. Rápidamente sintió que la enseñanza menonita encajaba muy bien.

Así que, el 6 de diciembre de 1920, Tee Siem Tat prestó su casa en Kudus para realizar el bautismo de 25 nuevos creyentes . Leonard Silalily predicó, Nicolai Thiessen se hizo cargo del bautismo, y Johann Hubert oró por los niños. Este evento se convirtió en el nacimiento de la Iglesia Muria Christian Church o Iglesia Gereja Kristen Muria Indonesia (GKMI) en ese país.

GKMI se ha extendido desde la ladera del Monte Muria (Kudus, Jepara, Bangsri, Welahan, etc.), hasta Java Central y el archipiélago indonesio.

Actualmente, hay 61 iglesias establecidas y cientos de iglesias plantadas de GKMI en Indonesia.

Muchas personas llegaron al funeral de Tee Siem Tat, fundador de la iglesia GKM, para rendirle homenaje. Foto: GKMI

Estrategia de evangelismo

Tee Siem Tat basó su estrategia de evangelismo en Hechos 1:8, “Pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo; y me seréis testigos en Jerusalén (la familia más cercana: esposo/esposa, hijos, yernos, nueras, nietos), y en toda Judea (el círculo familiar más amplio) y Samaria, y hasta lo último de la tierra (amigos, compañeros de trabajo, relaciones de negocio, y aquellos que no saben sobre Jesús)”.

Aunque eran nuevos cristianos, Tee Siem Tat y sus amigos tenían un gran espíritu para difundir el evangelio. Usando el idioma javanés-malayo fueron aceptados, cruzando de esta manera las barreras étnicas. También fueron conocidos como personas confiables para hacer negocios y buen ejemplo en la vida cotidiana.

Foto: GKMI

Al servir a los pobres y necesitados, Tee Siem Tat tomó su principio de Mateo 10:8, “De gracia recibisteis, dad de gracia”.

Últimas palabras

En su lecho de muerte, Tee Siem Tat llamó a sus hijos, Tee Yan Poen y Tee Yan Siang, y a su yerno, Tan King Ien. A ellos, Tee Siem Tat les pronunció sus últimas palabras: “Djagalah anak kambing koe” (“Apacienten mis corderos” Juan 21:15 en el antiguo bahasa). Su nieto, el Rev. Herman Tan, cree que sus últimas palabras fueron para pedirles a sus hijos, su yerno, nuera, nietos, y las generaciones venideras, que GKMI se mantuviera fiel a la perspectiva Doopsgezind (menonita).

 

—Paul Gunawan es escritor senior y editorde GKMI. Traducción del bahasa indonesio por Mark Ryan.

Klik di sini untuk versi dalam bahasa Indonesia. 

 

Author: 
Locations: 
Date/Fecha: 
8 Nov 2018 - 11:40am