Testimonios

Actualización de la colaboración en el ministerio: ICOMB – Mayo 2019

Carlos con los jóvenes del Centro de Detención de Menores Infractores en Colima, México. Foto: ICOMB

La Comunidad Internacional de los Hermanos Menonitas (ICOMB, por su sigla en inglés) está compuesta por 21 iglesias nacionales en 19 países con aproximadamente 450.000 miembros. ICOMB existe para fomentar las relaciones y los ministerios, para resaltar el testimonio y el discipulado de sus iglesias nacionales miembros – conectando, fortaleciendo y ampliando.


La Iglesia en México

La Conferencia de los Hermanos Menonitas en México es conocida como la ICPM, el cual es un acrónimo que significa Iglesia Cristiana de Paz en México, y cuanta hasta el 2018 con una familia de 346 miembros en 7 congregaciones locales, que se encuentran en 3 ciudades de la República Mexicana, 5 en la zona metropolitana de Guadalajara, Jalisco, 1 en Villa de Álvarez, Colima y 1 en Ecatepec, Estado de México. El año pasado el Señor nos permitió realizar un total de 31 bautizos en 2 de las iglesias locales.

La iglesia en Villa de Álvarez, Colima

Foto: ICOMB

Colima se encuentra en la región oeste del país, muy cerca de la ciudad de Guadalajara y del océano Pacífico. Es el cuarto estado más pequeño de la República Mexicana. La iglesia se encuentra en el municipio de Villa de Álvarez, es una iglesia pequeña de apenas 8 años, y está inmersa en una sociedad principalmente católica.

Del pastor Carlos Ortega – “Uno de los ministerios que más ha impactado mi vida, es el ministerio en la penal para menores infractores, en donde he conocido la vida de muchos jóvenes que se dedicaban a trabajar para el narcotráfico como sicarios, en su mayoría son huérfanos que son reclutados por los carteles a temprana edad (12 años en adelante) para llenar el vacío de no tener una familia”.

El ministerio se hace a través del deporte (fútbol soccer) y discipulados personales o grupales, actualmente son tres jóvenes que están siendo discipulados, cada uno de ellos tienen historias muy difíciles, por lo que el trabajo con ellos se vuelve duro y difícil a la vez, ya que no se perciben muchos cambios externos. Se ha sabido de varios internos que han salido después de cumplir su condena pero que son asesinados, por lo que nuestra esperanza está en sembrar la semilla de la palabra de Dios por si un día cuando salgan de la penal se encuentran en una situación de muerte.

Autor: 
Date/Fecha: 
16 Mayo 2019 - 12:10pm